Cristo amarrado a la columna

 

La imagen de Jesús atado a la columna destaca por su sensibilidad y dulzura en contraste con el agudo dolor de los latigazos, la cabeza se encuentra ligeramente inclinada hacia la derecha y con una mirada piadosa hacia las alturas buscando refugio con el Padre.