Ermita de San Roque

La ermita fue consagrada por don Melchor de Soria y Vera, obispo de Troya y auxiliar de Toledo, el 22 de agosto de 1619. Pagaron su coste Gabriel Trabado y Luis de Vargas, quienes mandaron también poner un Vía Crucis.

En el reinado de Carlos III, se mandó construir los cementerios fuera de las poblaciones, en sitios ventilados y distantes de las casas de los vecinos, aprovechando las ermitas existentes como capillas. Motivo por el cual en 1813 se construirá el cementerio municipal en las llamadas eras de San Roque, junto al camino de Torrijos y la ermita de San Roque.
Clausurado el cementerio en 1996, la ermita quedó abandonada. Finalmente, la parroquia la cedió a la cofradía del Santísimo Cristo de la Columna, quién la rehabilitó en el año 2013, siendo solemnemente bendecida el 2 de noviembre de ese mismo año.

Tanto en los paramentos interiores como exteriores se ha recreado su antigua arquitectura, revistiendo sus tapiales de piedra y añadiendo nuevos elementos. La nave está cubierta con un vistoso artesanado de madera. En la actualidad se custodia en su interior la imagen de San Roque, Nuestra Señora de los Dolores en su Esperanza y el Cristo de la Humildad.

Fuentes, F.J. (2015). Las Cofradías y la Semana Santa Novesana. Ofimat (Torrijos).